Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 17 de febrero de 2020
   Crónicas tecnológicas  |  El paseante  |  Editorial  |  De mi cosecha  |  En pocas palabras  |  Otras opiniones  |  

Un obispo sin abrochar

Actualizado 25 mayo 2017 10:06. Primera publicación 25 mayo 2017 09:59.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

No hay momentos de mayor intimidad que los que se pasan a solas dentro de un coche. Quizá por eso, en los atascos es casi imposible dejar de hurgarse la nariz o no bostezar con amplitud mandibular propia de un oso grizzly. Este miércoles, cuando aún hacía fresco, el que estaba encerrado en esa cápsula de acero y cristal era Atilano, el obispo.

Según la Wikipedia, Atilano Rodríguez Martín "es un obispo católico y teólogo español. Fue entre los años 1993 y 2003 obispo auxiliar de Oviedo y titular de Horaea, hasta que fue nombrado obispo de Ciudad Rodrigo y actualmente desde 2011, obispo de Sigüenza-Guadalajara".

El 24 de mayo de 2017, a las ocho y media de la mañana, en la calle de Luis Ibarra Landete, a sus 70 años y dentro de su añoso Wolkswagen Golf, era un hombre individualmente tomado, sin tiaras ni báculo, aunque con anillo. Y encima, aparcando con facilidad, mejor que mucho laico con menos años.

Mientras las feligresas de San Pascual Bailón iban entrando en ese templo, de arquitectura tan discreta como la de todo el barrio salvo por el cercano Teatro Buero Vallejo, al obispo de Sigüenza, vecino permanente de Guadalajara, le quedaba medio giro de volante para salir del coche. Antes tendría que abrocharse el alzacuellos de la camisa negra sin mangas.

Pasear y encontrarse a un obispo hecho hombre y carne mortal, pastor al volante entre su rebaño, es algo que no todos pudieron contemplar a lo largo de los últimos dos mil años. La Iglesia no es lo que era... y no siempre para mal. Este obispo de hoy y ahora, asturiano en La Alcarria, no peca de vanidad; del resto de sus pecados sabrá Dios y quien le confiese.

El día en que además comparta su amplia Casa Diocesana con los pobres será para nota y aplauso. Quedamos a la espera los que paseamos las aceras de esta ciudad, que también es la suya, a pie o en coche. Y los necesitados, especialmente.
 


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de El paseante
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales