Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 10 de agosto de 2020
   Crónicas tecnológicas  |  El paseante  |  Editorial  |  De mi cosecha  |  En pocas palabras  |  Otras opiniones  |  

Un 2018 decisivo para el periodismo hiperlocal

Actualizado 30 diciembre 2017 12:52. Primera publicación 30 diciembre 2017 12:45.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
En la antevíspera del año nuevo, que es lo mismo que decir el 30 de diciembre de 2017, en LA CRÓNICA ofrecían al lector una cita debajo de la mancheta del periódico, como de costumbre: "Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados".

Esa frase la pensó y la escribió Thomas Henry Huxley hace muchos años y muy lejos de España, tanto por la distancia física como por la ventaja que en Inglaterra nos llevan en eso de ejercer la libertad de pensamiento.

Cada día, este periódico abre con una frase, sin que necesariamente los que aquí trabajamos tengamos por qué estar de acuerdo con lo que ahí se dice. Pero sirve para pensar, ese vicio tan peligroso e inusual de un tiempo a esta parte.

Este Huxley, que muchos confundirán con el escritor de ciencia ficción, si pasó a la Historia con mayúsculas fue por su encendida defensa de Darwin, al que protegió desde su acreditada capacidad para polemizar con cualquiera, incluido y sobre todo con el obispo de Oxford. Estaba en juego la libertad de pensamiento, la libertad de expresión, la libertad de conciencia, la libertad de investigación... la libertad, en resumidas cuentas. Como también la libertad de información, ese cuatro veces centenario derecho a buscar la verdad, allí donde esté, y comunicarlo para quien quiera saberlo.

El título que encabeza estas líneas tiene trampa, como tantos de los que se acostumbra a ver en los medios digitales, un recurso para atraer la atención al que nos hemos terminado por rendir periodistas y lectores. Lo importante es el clic. Lo relevante lo es solamente si se cliquea. La verdad puede estar debajo, o no, del dedo índice que se apoya en el ratón, pero como algo secundario.

Decir que 2018 será un año decisivo para el periodismo hiperlocal, como es el que practicamos en LA CRÓNICA, no dejaría de ser una hipérbole si no fuera tan verdad como lo viene siendo desde hace una década: cada año que se supera es un milagro empresarial y profesional.

Primero se ajustaron las plantillas (ya imaginarán cómo); luego, se adaptaron los contenidos (no siempre con criterios de calidad, como es evidente); de aquí en adelante, se recrudecerá la búsqueda del cliqueador, habida cuenta que Facebook y Twitter se han consolidado como devoradores de contenidos ajenos, a cambio de nada. E incluso la plataforma de Mark Zuckerberg amenaza ahora con no dejar terminar 2018 sin cobrar a los medios de comunicación por aparecer en Facebook. Habrá que ver cuántas vueltas más aguanta el tornillo sin pasarse de rosca. ¿Esta también?

Arrancaba esta columna editorial glosando la importancia de los hechos en el periodismo, muy por encima de la opinión. Si algo han hecho las redes sociales es desplazar la tribuna hacía los individuos,  incluso y sobre todo los ectoplasmas anónimos que lanzan ideas como puñetazos, para solaz de la concurrencia. Lo de razonar y argumentar pasó ya hace años a peor vida.

Queda, pese a todo, la esperanza de encontrarle una utilidad a todo esto y que ustedes nos la recompensen simplemente asomándose por aquí. Les aseguramos que lo intentaremos, aportando cada día la información más útil para empezar la jornada y también para llegar, sanos y salvos, a la siguiente.

Y si han sido capaces de leer sin parar hasta esta línea, tan lejana del comienzo y tan cerca del final, es que no todo está perdido.
 

¡Feliz Año 2018, desde LA CRÓNICA, a todos sus lectores!



¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Editorial
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales