Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 10 de agosto de 2020

Más de 2 millones de euros para que los pájaros no se electrocuten al volar en Castilla-La Mancha

Salen de la Junta, en forma de ayudas para la corrección de tendidos eléctricos
El tendido eléctrico puede ser mortal para muchas aves protegidas.
El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publica el martes la orden de ayudas para la financiación de la adaptación de las líneas eléctricas de alta tensión ubicadas en las Zonas de Protección de la Avifauna, espacios Red Natura 2000, LIC, ZEC o ZEPA. El presupuesto de esta convocatoria asciende a los 2,3 millones de euros.
Actualizado 30 julio 2018 11:24
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publica este martes la Orden de ayudas para la financiación de la adaptación de las líneas eléctricas de alta tensión que tiene por objeto continuar con el esfuerzo que se desarrolla desde el Ejecutivo regional en la corrección o adaptación de estos tendidos para reducir el riesgo de electrocución o colisión con el cableado de especies amenazadas, como el águila perdicera o el águila imperial.

Desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural se trabaja con el sector privado, y con la colaboración de entidades medioambientales, para ampliar la protección de aves en peligro de extinción y cumplir los objetivos del Plan de Conservación del Medio Natural en la región, en lo que respecta a la protección de las 230 especies de avifauna.

Las ayudas que se publican el 31 de julio ascienden a 2,3 millones de euros. Podrán ser solicitadas por personas jurídicas, públicas o privadas y titulares de líneas eléctricas de alta tensión que lleven a cabo la corrección de apoyos, adecuación y sustitución de crucetas existentes que entrañen un peligro claro para estas especies, o el  aislamiento de conductores y otros elementos de tensión mediante funda plástica, así como la instalación de ‘salvapájaros’ o señaladores visuales.

Las ayudas recogidas en la orden, tienen como objetivo eliminar la mortalidad de aves causada por líneas eléctricas aéreas, compatibilizando la conservación con el necesario desarrollo del medio rural y de sus habitantes en el que el empleo de la electricidad es de vital importancia, compensando los costes derivados de la corrección de las líneas eléctricas aéreas de alta tensión, que tienen un mayor historial de electrocuciones y colisiones, con la finalidad última de la conservación de la biodiversidad.

De esta forma, la corrección y adaptación se llevará a cabo en aquellas líneas eléctricas de alta tensión ubicadas en las Zonas de Protección de la Avifauna, las zonas más sensibles a la electrocución o colisión de avifauna, como espacios Red Natura 2000, Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), Zonas Especiales de Conservación (ZEC) o Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Más de 20 años trabajando para reducir estas incidencias
La recuperación de las especies en peligro de extinción y vulnerables en Castilla-La Mancha  como el águila perdicera, águila imperial, buitre negro o cigüeña negra está íntimamente ligada a la reducción del riesgo de electrocución.
De esta manera los planes de recuperación regionales de todas estas especies tienen como objetivo eliminar o reducir al mínimo posible la incidencia de las causas de mortalidad no natural de la especie, siendo la electrocución uno de los más importantes.

En respuesta a esta situación, desde hace más de 20 años se viene trabajando en la reducción de esta causa de mortalidad no natural, mediante la modificación o corrección de las líneas eléctricas aéreas más antiguas con fondos propios de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, fondos europeos, e incluso conciertos con entidades privadas.

Este esfuerzo se ha visto recompensado en una notable recuperación de algunas de estas especies cuya población había sido muy diezmada por esta causa como el águila imperial ibérica que ha pasado en Castilla-La Mancha de tener menos de 100 parejas hace 15 años a más de 200 en el último censo del año pasado.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Medio Ambiente
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales