Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Lunes, 10 de agosto de 2020
   Crónicas tecnológicas  |  El paseante  |  Editorial  |  De mi cosecha  |  En pocas palabras  |  Otras opiniones  |  

Guadalajara, del rosa al amarillo

Cerezo en flor y solar en la Plaza de Dávalos este martes, 3 de abril de 2018. (Foto: La Cró[email protected])
Actualizado 3 abril 2018 14:16. Primera publicación 3 abril 2018 14:09.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
Hace décadas se rodó, en blanco y negro, una película llamada "Del rosa al amarillo", que sirvió para ilustrar sobre algunos de los secretos de la vida a unos cuantos miles de españoles, que por entonces eran jóvenes y adolescentes y que ahora se sientan en el Consejo de Ministros, en los consejos de administración o dan consejos a sus nietos... si es que todavía no se han muerto, que de todo hay.

Aquella película la rodó Manolo Summers, que de ironía sabía un rato.

La película que en estos días se proyecta por algunas calles de Guadalajara, aun siendo de terror, también combina el rosa (de los cerezos japoneses en flor) y el amarillo (tirando a anaranjado, de las paredes que delimitan los solares) para ilustrar en colores lo que es esta ciudad.

En pocas palabras: Mientras los propios y los extraños se queden con la copla, cierta o exagerada, de que esta es la capital con más solares por kilómetro cuadrado, todo lo demás que se haga empalidecerá bajo el sonrojo que provoca sufrir este paisaje. Ni Antonio Román ni sus conciudadanos nos lo merecemos. Ni Antonio Román ni nadie parece haber encontrado una solución para remediarlo, atenuarlo o al menos disimularlo. Y mira que lo han anunciado veces...


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales