Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Viernes, 25 de septiembre de 2020
   Crónicas tecnológicas  |  El paseante  |  Editorial  |  De mi cosecha  |  En pocas palabras  |  Otras opiniones  |  

Esto no está pagado

Actualizado 20 agosto 2018 10:36
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

La sección que agrupa a estas columnas se llama "En pocas palabras", por la razonable pretensión de no aturdir con frases largas, subordinadas y complejas a quien no las quiere leer, sobre todo en las redes sociales. Y hacerlo, además, con textos de escasa extensión.

Fieles a esa vocación y a tal invocación, escribamos de forma concisa:

El periodismo del siglo XXI es un mero recuerdo de lo que fue en los tres siglos anteriores.

El lector del siglo XXI exige información de su gusto sin pagar por ella. Ni lo hace ahora ni lo hará nunca.

Los posibles anunciantes, además, pretenden que su actividad se refleje gratis, como "nota de prensa", por si cuela.

Si las Administraciones son las que se anuncian, los políticos que temporalmente las gestionan aspiran a no verse zaheridos por el medio, soltando o recortando sedal a conveniencia.

El periodista, en general y sin excepciones, se ha convertido en un muñeco de pimpampún para quienes se entretienen en vomitar su odio en Facebook o Twitter, a falta de otra cosa mejor que hacer.

Lo que en tiempos fue información relevante, y que por eso merecía un titular y un cuerpo de la noticia donde desarrollarla, es ahora el lejano acompañante de los bulos y las medias verdades que se dispersan a golpe de tuit, que son las que se imponen. Cuanto más chuscas, más creíbles.

Esto no está pagado. En ninguno de los sentidos.

Cuando la verdad haya dejado todo el campo libre a la mentira, vaya usted y reclame entre sus amigos del muro de Facebook, para que se lo cuenten. 

Será entonces cuando entre todos tendremos lo que cada día estamos procurando. Pudo hacerse mejor pero es probable que no logremos, por acción o por omisión, hacerlo peor.

En pocas palabras:

El periodismo lleva camino de hacerse innecesario, por irrelevante. Entonces será inútil llorar. Casi tanto como hacerlo ahora.

Pero me apetecía escribirlo, más por mí que por usted.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de En pocas palabras
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales