Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Domingo, 1 de noviembre de 2020

Datos para un debate sobre el urbanismo de Guadalajara: lo que tenemos y sus porqués

El arquitecto Miguel Ángel Embid acota las causas y los problemas
Proceso de demolición del edificio de UGT, en el mismo centro de Guadalajara; años después, el edificio sigue sin levantar y el solar sin aprovechar.
“Ahora protestamos, criticamos… pero lo que tenemos, lo hemos conseguido entre todos. No vale lamentarse o utilizarlo con diferentes fines, quizás la falta de cariño que hemos demostrado a esta ciudad nos lo esté devolviendo con su imagen desangelada y triste”. Así se expresa en este artículo Miguel Ángel Embid, una de las voces más acreditadas para poder analizar el estado del centro del ciudad y lo que ha ido ocurriendo para llegar a esta situación. El debate, sin duda, queda abierto...
Actualizado 24 noviembre 2014 19:11. Primera publicación 20 noviembre 2014 14:10.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Noticias relacionadas
 Cae otro edificio histórico más para dejar paso a un nuevo solar en el centro de Guadalajara
 Empresarios de Guadalajara se disponen a construir en los solares más valiosos de la ciudad
 El solar del antiguo Auditorio se convertirá en seis meses en el “Parque Adolfo Suárez”
 Guadalajara es un solar
Lo mejor para entender la situación urbanística de la ciudad es remontarnos al pasado.

Haciendo un poco de historia, nos situamos en la época franquista. Momentos cruciales para el desarrollo, al menos demográfico, de la ciudad. Como consecuencia del desarrollo industrial, e independientemente de las turbulencias sociales que llevaba aparejado, urge la construcción de viviendas para el alojo de las familias que, emigrando del campo, buscan una calidad de vida que no tenía en sus lugares de origen.

"En los años 60 y 70, el casco fue agredido, vilipendiado, degradado..."
El desarrollo urbanístico de la ciudad se realiza fundamentalmente, como no puede ser de otra manera, en su perímetro. Con operaciones más o menos especulativas como el Plan Sur, Adoratrices, Sanz Vázquez, el Balconcillo, el Alamín… y otras absolutamente especulativas como el barrio de Manantiales. Las limitaciones solo eran las económicas, al no tener otros límites fruto de una planificación previa en función de los intereses que le son inherentes a la sociedad.

Posteriormente, con la intervención representativa de los ciudadanos, se realizan actuaciones ajustadas a la diversa legislación que vigila y controla el desarrollo urbanístico. Actuaciones de cirugía, como el Barrio del Alamín, que completa la diversidad edificatoria existente en ese momento, dispersa y con carencia de los servicios urbanísticos mínimos. Nuevos desarrollos como Aguas Vivas o complementarios de la actual trama urbana. También tenemos actuaciones dignas derivadas del movimiento moderno, aplicando los preceptos ideológicos de la "Carta de Atenas", como el barrio del Balconcillo.

Las dos últimas décadas
En esta última época (dos décadas), hemos asistido al espectáculo del mayor desarrollo urbanístico de Guadalajara en lo referente a su expansión, no al crecimiento demográfico. Ampliación de Aguas Vivas, Los Valles, Las Cañas, etc.

He obviado, como es patente e intencionado, lo acaecido en el Casco Histórico de la ciudad, que es el objetivo de estas líneas.

En la primera época del desarrollismo, mediados los 60 y principios de los 70, el Casco fue agredido, vilipendiado, degradado con actuaciones desproporcionadas a costa de cualquier raciocinio, que aconsejase (racionalmente) lo contrario. Observamos actuaciones puntuales muy duras, con edificaciones de excesiva altura en pleno centro y/o con una diversidad de materiales ajenos a un diálogo digno con el entorno donde se ubican, eliminando sin ningún tipo de justificación ni pudor, edificios de valor arquitectónico.

"El Plan General de los 80, lejos de desarrollar la protección con medidas que incentivasen la recuperación de estos edificios mediante un plan especial, lo único que se produce es el deterioro progresivo de los inmuebles catalogados".
La reacción en su momento, finales años 70 e inicio de los 80, fue promovida por la administración. El ayuntamiento en el inicio de los años ochenta aprueba un Plan General de Ordenación, que independientemente de las previsiones de población, intenta frenar el deterioro de este Casco Histórico. Se protegen las edificaciones que puedan tener un interés en sí mismo, o por su composición, en los diferentes entornos que lo conforman.

Pero lejos de desarrollar la protección con medidas que incentivasen la recuperación de estos edificios mediante un plan especial, lo único que se produce es el deterioro progresivo de los inmuebles catalogados. Los propietarios lejos de tomar medias de mantenimiento, abandonan las edificaciones para posteriormente, actuar en su demolición o su sustitución.

El Plan de Especial del Casco Histórico
Existe un intento del ayuntamiento a mediados de la década del 2000, al encargar un Plan de Especial del Casco Histórico, que fue fallido. En el desarrollo de este Plan y por imperativo legal se suspenden licencias en el ámbito del casco. Una época en plena efervescencia inmobiliaria, que de alguna manera hubiera producido también nuevas inversiones inmobiliarias en el centro de la ciudad. Procede indicar que el Plan Especial era de una falta de rigor y adaptación a la realidad concreta, que tras un informe demoledor de la Administración Regional lo mejor que pudo hacerse era no aprobarlo definitivamente.

"Los actuales solares que existen y los que quedan por materializarse, son fruto de un especulación escandalosa".
Sí hay que decir, y reconocer, que la calidad constructiva de esta ciudad es muy pobre. Los materiales originales de construcción, son de baja calidad y con un periodo de caducidad corto.

Estas situaciones, en estas últimas tres décadas, han generado un abandono de las edificaciones que, salvo casos aislados, ha provocado la desaparición del caserío tradicional de la ciudad, quedando restos en un estado deprimente.

Ahora protestamos, criticamos… pero lo que tenemos, lo hemos conseguido entre todos. No vale lamentarse o utilizarlo con diferentes fines, quizás la falta de cariño que hemos demostrado a esta ciudad nos lo esté devolviendo con su imagen desangelada y triste.

Los solares vacíos
Nos lamentamos por la falta de actividad, está tan terciarizado el centro, que si faltasen las instituciones y las oficinas bancarias, se convertiría en una ciudad fantasma. La falta de viviendas en el centro es patente, 
"Parece inevitable la demolición de edificios en el centro de la ciudad, como también parece inevitable que la reacción sea siempre echarse las manos a la cabeza cuando esto se produzca".
sus habitantes son dinamizadores de la actividad y su influencia se notaría en la vida diaria de esta zona. Los actuales solares que existen y los que quedan por materializarse, son fruto de un especulación escandalosa donde este sistema ayuda a su mantenimiento. No lo puede entender el ciudadano, ya que la actuación sobre estos solares no debe depender de la voluntad de la propiedad, sino que tiene un fin público, ya establecido en la ley del suelo de esta Comunidad Autónoma.

Esta ley recoge actuaciones sobre este asunto al considerar la figura del “propietario incumplidor” al que obliga a la edificación de los solares vacíos ya por este o por cualquier agente edificador cuando la propiedad no cumple con la función social que la ley establece.

La inevitable demolición de edificios
En resumen, parece inevitable la demolición de edificios en el centro de la ciudad, como también parece inevitable que la reacción sea siempre echarse las manos a la cabeza cuando esto se produzca. Pero nadie 
"No se puede actuar en contra de lo determinado en las diferentes normativas. La Inspección Técnica de Edificios exige la evaluación constructiva del inmueble. La ley del suelo determina con claridad el estado de ruina de la edificación y el Código Técnico de la Edificación exige las condiciones mínimas a tener en cuenta en las obras de rehabilitación".
da soluciones al problema, es fácil acusar a las personas que tienen esta responsabilidad, pero no hay esfuerzos para dar soluciones alternativas. Quizás no interesen. Nos acordamos del problema cuando se actúa, pero no de estos edificios cuando se deterioran hasta alcanzar el colapso.

No se puede actuar en contra de lo determinado en las diferentes normativas. La Inspección Técnica de Edificios exige la evaluación constructiva del inmueble. La ley del suelo determina con claridad el estado de ruina de la edificación y el Código Técnico de la Edificación exige las condiciones mínimas a tener en cuenta en las obras de rehabilitación. Esto se desconoce, y es mucho más sencilla la crítica que el buscar colegiadamente soluciones al grave problema que nos duele y nos preocupa.

Quizás el inicio de alguna iniciativa, ya en tramitación sobre solares de propietarios incumplidores de su deber de edificar, sea la solución para reedificar la ciudad y dotarla de viviendas, actividad y vida. Probablemente el futuro sea ese o no será ninguno.



Guadalajareño, Miguel Angel Embid ha sido Presidente de la Demarcación en Guadalajara del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha (2000-2011). Ha escrito y publicado cuatro libros: dos sobre el Románico en Cuenca y Guadalajara, uno sobre arquitectura popular “Matallana”, y otro sobre urbanismo “Urbanismo para Ciudadanos”. Ha publicado distintos artículos y conferencias en distintas universidades y medios.

Suyos son numerosos trabajos de edificación y urbanismo, junto con la redacción de Programas de Actuación Urbanizadora en Guadalajara, Cuenca y Toledo y los Planes de Ordenación Municipal de municipios del Corredor como Cabanillas del Campo, Chiloeches, etc.



¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Reportajes
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales