Domingo, 12 de julio de 2020    
El asombroso caso de alguien que se encontró un móvil, lo que hizo y lo que pasó...
No ser buena persona puede terminar convirtiéndose en un delito
Coche patrulla de la Policía Nacional.
Actualizado 16 abril 2014
 El bebé fallecido en Illana recibe sepultura en un pueblo de Toledo
¿Devolverías absolutamente todo lo de algún valor que te pudieras encontrar casualmente por la calle? ¿Buscarías al dueño o a la Policía si viera un teléfono móvil abandonado y solo en un lugar público? Por no tener claro qué hacer y las consecuencias de no hacerlo hay alguien en Toledo que lo está lamentando. Atentos a la historia.

Agentes de la Policía Nacional han imputado a una persona como presunta autora de un delito de apropiación indebida y, a otra, como presunta autora de un delito de receptación, ya que uno de los imputados se encontró un móvil en la calle y acordó vendérselo al otro, quien a su vez también lo puso a la venta en Internet.

Entre las funciones que habitualmente realiza el Cuerpo Nacional de Policía, se encuentra el del control de los efectos que son vendidos en los locales de compra venta de artículos de segunda mano. Así pues, durante una inspección rutinaria en uno de estos locales, se detectó una operación relativa a un teléfono móvil de alta gama, el cual figuraba como sustraído en las bases de datos policiales, ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno.

Las gestiones practicadas por los agentes permitieron determinar que, antes de que el teléfono recayera en este comercio, una persona de edad avanzada se lo había encontrado en la calle y, dado que no le iba a dar uso, se lo vendió a un joven que conoció en una tienda quien, a su vez, lo puso a la venta en Internet, adquiriéndolo finalmente una joven que después de usarlo por un espacio de varios meses, finalmente lo vendió también en la tienda en la que fue intervenido.

Por parte de los investigadores, una vez finalizadas todas las pesquisas y comprobaciones pertinentes en casos como estos, se procedió a imputar al que se había encontrado el terminal en la calle por un delito de apropiación indebida, mientras que al joven que le propuso que se lo vendiese, a un precio muy por debajo del de mercado y a sabiendas de que el vendedor no era el verdadero propietario, y que posteriormente lo ofertó en Internet se le ha imputado un delito de receptación.

Desde la Policía Nacional se recuerda a los ciudadanos que, en el caso de localizar en la vía pública, establecimientos o en cualquier lugar, algún efecto de valor como joyas u objetos electrónicos, debe hacerse entrega de los mismos en Comisaría, para que se puedan llevar a cabo las gestiones correspondientes para localizar a su legítimo propietario.

Asimismo, también se ruega desconfiar de las compras a través de medios no seguros o canales no oficiales y, sobre todo, emplear el sentido común, huyendo de posibles "gangas" que pudieran resultar tentadoras.